DPI ha estado abogando activamente por la inclusión de la discapacidad en la agenda de desarrollo post-2015, especialmente desde la perspectiva del Sur Global.